Tu Cava, mi Cava, nuestra Bodega

Tengo el placer de escribir para ustedes, no soy periodista simplemente un publicista con casi un año de haberme graduado de Sommelier, apasionado por el mundo de los vinos y todo lo que lo rodea y con una larga experiencia organizando eventos, por lo tanto siempre trato de que todo salga acorde con lo solicitado.

Con los vinos es más o menos así, uno siempre debe tratar de disfrutar de un tipo particular de vino según la ocasión y con que lo vamos acompañar, pero para llegar a esto debemos primero considerar como ha sido la guarda, si corresponde a lo que necesita para que este en las mejores condiciones posibles al momento de su servicio y disfrute.

Seguramente si a usted le gusta comprar algunas botellas y guardarlas en casa le interesa saber que debe hacer para que no se dañe y según sea la etiqueta cuales son las mejores condiciones para su almacenamiento. La mayoría no aspira tener un gran espacio, sino más bien, un pequeño lugar donde guardar y coleccionar de forma correcta los vinos preferidos.

Empecemos por definir el concepto de Cava/Bodega, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, Cava quiere decir: Cueva donde se elabora cierto vino espumoso, al estilo del que se fabrica en Champaña, región del norte de Francia o en Palacio, dependencia donde se cuidaba del agua y del vino que bebían las personas reales y el significado de Bodega es el lugar donde se guarda y cría el vino o el almacén de vinos. Por lo tanto ambos conceptos funcionan pues en nuestra casa será un espacio para almacenar, guardar y cuidar ese exquisito liquido producto de la transformación de la uva.

Hoy hablemos de la selección del espacio donde colocaremos nuestra Bodega, primero debe seleccionar un lugar libre de malos olores como pinturas, detergentes, insecticidas, de vibraciones como debajo de una escalera o cerca de neveras, de calor como la cocina o secadora y preferiblemente con ubicación hacia el Norte para evitar los rayos del Sol y con ellos los cambios bruscos de temperatura y preferiblemente fresco donde la humedad pueda ser controlada. En realidad sirve cualquier sitio que sea lo bastante fresco y oscuro en el que no haya peligro de golpear las botellas y romperlas.

Para el almacenaje de los vinos, es preferible utilizar botelleros de madera o de piedra, no se aconsejan los de metal pues tienden a oxidarse o desgarrar las etiquetas al momento de sacarlas, las botellas deben estar preferiblemente acostadas ya que de ese modo el vino no se seca (cuando lo hace permite el paso del aire y el vino corre el riesgo de estropearse), según la cantidad de botellas que pueda almacenar puede optar por un sistema de identificación que le permita saber el nombre del vino, la bodega, país de origen, cepa o tipo y añada o cualquier otro dato que considere importante saber y si su espacio lo permite y es de su gusto ampliar la bodega, puede pensar en llevar un registro de forma escrita de cada botella que guarda, así le será más fácil ubicarla para que sea bebida en el momento ideal.

Por ahora me despido, dejando para futuras oportunidades temas relacionados con la guarda como la temperatura, las vibraciones, la luz, la humedad y ventilación, tips varios, así como los principales defectos y su causa. ¡Salud!

Angel Durán

Sommelier

Trinum Arte – Gastronomía – Eventos

Teléfono:(212) 977.11.77/524.66.87/524.66.88

e-mail.- angel.duran@trinummastres.com

Website.- www.tubuenvivir.com

Twitter.- @trinum @songourmet

Related Articles