Mantén la vida de tus huesos

Cuando pensamos en los huesos, consideramos son la parte más dura del cuerpo porque conforman la estructura que nos sostiene, pero no consideramos que tienen vida.

Nuestro sistema óseo  cuenta con sus propios nervios y vasos sanguíneos, su composición es posible, porque tienen células vivas y allí circulan proteínas, minerales y vitaminas; todos elementos que aportan a su crecimiento y a su reparación.
Las principales funciones de los huesos son proporcionar sostén estructural al cuerpo;  brindar protección a los órganos vitales, ofrecer un medio para la médula (para la producción los glóbulos) y actuar como área de almacenamiento de minerales, como el calcio.

La estructura ósea, por ser dinámica, cambia constantemente y tenemos dos células responsables de esas micro-remodelaciones: osteoclasto, para destruir el hueso;  y osteoblasto, para construir. Por ello el equilibrio en su funcionamiento es imprescindible  en la construcción de huesos fuertes y casi indestructibles.

No obstante, un desequilibrio funcional de las células, puede acarrear serios problemas óseos y el más común es la Osteoporosis.

Cuidados desde la infancia para prevenir

Expertos aseguran que el óptimo desarrollo del esqueleto se da en la infancia. La masa ósea acumulada entre los 11 y 13 años  equivale a lo que se perderán en los 30 años siguientes a la menopausia,  en el caso de las mujeres, de allí que éste sea el género con mayor propensión a la osteoporosis.

La recomendación es propiciar  la formación de los huesos más saludable desde la niñez, pues el desarrollo óptimo del esqueleto en los primeros años de vida reduce en 50% el riesgo de sufrir fracturas osteoporóticas en la vida adulta.

Así que incita en los pequeños y en ti misma,  la práctica de un deporte o  el juego al aire libre que incluya  carreras, brincos, caminatas y andadas en bicicleta, porque  en esas actividades aumentan la fuerza y masa muscular, a cualquier edad.

No te quedes postrada

La gravedad de la enfermedad es que las fracturas por osteoporosis ocurren en zonas delicadas, como en las caderas, esto es grave pues imposibilita el libre andar y la recuperación es muy complicada, porque ya los huesos están débiles y están tan frágiles como galletas, de allí que con un mínimo impacto implique un hueso roto.

Es importante la evaluación médica después de los 40 años de edad, ya que el 80% de los pacientes con osteoporosis son las mujeres,  y a la brevedad empezar con régimen de ejercicios y tratamientos con calcio y vitamina D.
 Con información International Osteoporosis Fundation

Related Articles