Escoge la forma de ejercitarte

Central de Bienestar

Gimnasio, casa o aire libre

Escoge la forma de ejercitarte

 

Si te sientes presionada o en el dilema de ejercitarte pero no decides cuál es el mejor  espacio para hacerlo. El objetivo es el mismo: empezar a moverte.

La primera decisión, y la más importante, es hacerlo y entusiasmarte con la idea de que esos 45 minutos de sudor y adrenalina se revertirán en salud y bienestar general. El reto mayor es no decaer, ni dejar de ejercitarte por la flojera o agotamiento.

La siguiente decisión es dónde hacerlo ¿gimnasio? ¿Casa?  ¿Parque? ¿Caminería?

Entre las variables que están en juego son: costos, tiempo, espacio, ganas de socializar, ejercicios, clases o sesiones especiales como yoga, spinning, steps, entre otros

Revisemos los puntos positivos de las opciones para que hagas tu elección:

Gimnasio

– Motivación: Tienes la motivación permanentemente, desde  la competencia con la chica de la caminadora contigua, hasta las ganas de impresionar algún galán que ejercite en el gimnasio.

Invertir dinero de inscripción y mensualidad también puede funcionar de motivador, porque en entorno económico obliga a sacar provecho de cada bolívar.

Ayuda: En los gimnasios siempre te vas a encontrar con el personal calificado para guiarte en el uso de las máquinas, así como instructores que te indicarán si estás haciendo un ejercicio de manera correcta. Si esto viene con el paquete debes aprovecharlo.

No cambias tu espacio en casa: Los aparatos, pesas o bicicletas estáticas, no serán parte de la decoración. Si tu espacio es sagrado, el gimnasio es tu opción.

Casa

Conveniencia: Si tu horario es muy complicado, no tienes un centro de ejercicios cerca ni de tu casa ni de tu trabajo, la opción es habilitar un gimnasio en casa y te resultará más productivo, porque a éste tendrás acceso las 24 horas del día. En el mercado actual hay diversas opciones de instrumentos para hacer ejercicio que se acomodan a tu presupuesto y espacio.

Sin esperas: En las horas “pico” el uso de máquinas se complica mucho. Al tener el gimnasio en tu hogar no tienes que esperar por nadie, sólo ponerte una ropa cómoda y ¡empezar a sudar!

Privacidad: Si estar frente a otros cuerpos definidos o gente especialmente coordinada en los movimientos, te inhibe de hacer ejercicios, ¡ésta es tu opción! Puedes hacer ejercicio cómodamente, con la ropa que desees y siempre vas a ser la más bonita.

Aire libre

Contacto natural: Definitivamente la energía que se respira en un parque o en una caminería verde es distinta, brisa natural y otros elementos que pueden resultar  motivadores, si estás agotada de estar entre cuatros paredes y un aire acondicionado.

Sociabilización: Aunque el ejercicio se haga individual, tu podrás siempre establecer un grupo para caminar o correr y incluso anotarte en clases especiales en ambientes abiertos.

Entre las opciones presentadas siempre ganará la que tú escojas por ajustarse a tu gusto y conveniencia. Todas las opciones son válidas, el ejercicio puede ser el momento para concentrarte sólo en ti o la actividad social que te pondrá en forma.

La invitación es a moverte donde sea

Related Articles