¿Cuándo ir al oftalmólogo?

Casi siempre en nuestra lista de chequeos médicos, los ojos no son prioridad, sin embargo, son una parte de nuestro cuerpo que no debemos descuidar, por esto en Madeirense al día te señalamos algunos motivos por los cuales debes hacerte una evaluación oftalmológica regular.
Dolor de cabeza: a pesar de que no sólo la vista puede ocasionar esta dolencia, los dolores de cabeza pueden estar muy relacionados con los problemas en la vista, por ejemplo la tensión ocular.
Lagrimeo y ojos rojos: no es normal que tus ojos lloren constantemente, como tampoco despertar con los mismos enrojecidos, ya que puede ser una alergia o estar sufriendo del síndrome de ojo seco. Si las irritaciones son frecuentes en tus ojos y le sumas picazón y secreciones poco habituales, es importante ir a una revisión oftalmológica para que el especialista te indique el tratamiento más adecuado. Bajo ninguna circunstancia inicies un tratamiento por tu cuenta.
Dolor punzante: en oportunidades hemos sentido punzadas en los ojos, esto debemos cuidarlo e ir al médico si nos ocurre con regularidad, además la tensión del ojo puede estar variando negativamente y debemos cuidarnos de enfermedades oculares como glaucoma.
Disminución o pérdida de la visión: hay que evaluar la vista si se empieza a ver turbio o borroso todo a nuestro alrededor. Si de forma repentina observas cambios importantes en tu visión como vista borrosa, doble, puntos negros, luces intermitentes o cualquier otro síntoma que te genere desorientación visual es importante acudir al médico.
Conjuntivitis: si presentas enrojecimiento y picazón del ojo, esto amerita una serie de cuidados para no contagiar a las personas de nuestro entorno.
Glaucoma: si tienes antecedentes de glaucoma en tu familia o cualquier otra molestia ocular de forma persistente, también deben ir al oftalmólogo para una revisión completa.
Niños: cuando se trata de los pequeños de la casa, es aconsejable ver cómo es su comportamiento frente a la TV, libros, juguetes y computadora, ya que si se acercan demasiado a ellos, puede que no estén viendo bien. Por lo que convendría hacerles un chequeo lo más pronto. Es importante llevarlos al oftalmólogo el primer año de vida y repetir la visita a los 5 ó 6 años.
La salud de nuestra vista es un aspecto fundamental que siempre debe ser bien atendido.

Related Articles