LA SALUD Y EL VINO

 

La salud es buena vida. Siempre suelo ver publicidades como “¿tú, mujer que estás en la edad difícil (por cierto, no quiero saber qué edad es) tomas antioxidantes?” Qué aburrido me  resulta tomar pastillas, me parece más entretenido beber vino… Aunque no es un medicamento y nunca debe ser bebido en exceso, cada día son más los estudios que comprueban sus beneficios si se ingiere en pequeñas y regulares cantidades.

Se podría decir que con el pasar de los años nos oxidamos, por ello es necesario consumir antioxidantes, moléculas que retardan el envejecimiento y están presentes principalmente en las frutas y vegetales. Las uvas en su composición contienen compuestos orgánicos llamados polifenoles como los taninos y los flavonoides, que al ser consumidos se nos convierten en antioxidantes. Se encuentran sobre todo en el hollejo (piel de la uva), es por ello que el vino tinto tiene mayor cantidad. 

Según estudios realizados, estos polifenoles reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, por ello no es extraño que un numeroso grupo de cardiólogos lo recomienden. También logran frenar la acción de los radicales libres, bajando el riesgo del padecimiento de enfermedades degenerativas, tales como el cáncer y  el Alzheimer.

Los vinos contienen vitaminas A,  C y varias del complejo B. También pequeñas cantidades de hierro,  en especial los generosos como el Porto (Oporto) beneficiosos en casos de anemia. Poseen sales minerales como: calcio, potasio, magnesio, litio, zinc, entre otras, necesarias para el equilibrio del organismo.

Se ha investigado que el vino tiene acción bactericida, pudiendo atacar ciertos virus. Los vinos blancos espumantes y con elevada acidez son ricos en tartratos y sulfatos de potasio que ayudan  a eliminar determinadas toxinas.

El vino reduce la ansiedad y la tensión emocional, mejora el ánimo y disminuye la depresión, en especial cuando se está bien acompañado de la persona especial y de una buena cena.  Se sabe que también baja los niveles de estrés, consumiéndolo en cantidades moderadas ¡recuerde que todo exceso es dañino para la salud! 

Related Articles

Leave a Reply